texto agenda 21
logotipo de agenda 21 de la diputación de albacete

Usted está en:  » Desarrollo Sostenible [+ » Factores Implicados [+ » Medio Natural » Ordenación del territorio y urbanismo

 

 

 

Medio económico

Ordenación del territorio y urbanismo

La ordenación territorial consiste en un proceso racional de toma de decisiones acerca de la idoneidad y de la distribución de usos y actividades en el territorio.

Para lograr un uso racional y sostenible del suelo, es necesario determinar la correcta ubicación de las actividades económicas, equipamientos e infraestructuras, es decir, es fundamental llevar a cabo una adecuada ordenación del territorio así como un correcto planeamiento urbanístico de las ciudades y pueblos castellano-manchegos.

Un desarrollo sostenible y equilibrado es sinónimo de un crecimiento adecuado de nuestros pueblos y ciudades. Para ello, los municipios se dotan de un instrumento, el planeamiento, que ordena, diseña y planifica cómo, cuánto y por dónde se crecerá, garantizando la armonía entre las viviendas, zonas verdes y dotaciones sociales.

En Castilla la Mancha, a pesar de las dificultades motivadas por la dispersión geográfica y la reducida densidad de población, se progresa claramente en materia de ordenación del territorio y planificación urbanística. De hecho, el 93% de los ciudadanos viven en municipios con alguna figura de planeamiento.

ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

PROBLEMÁTICA EN NUESTRA COMUNIDAD.

En Castilla-La Mancha existe una desigual distribución de la población, predominando los municipios pequeños. De los 919 municipios de la región, en tan sólo 29 de ellos (3,1% del total de municipios) se acumula el 50,3% de la población, mientras que casi el 70% del resto de municipios tiene menos de 1.000 habitantes.

A lo largo de los últimos 50 años, se ha venido produciendo un despoblamiento y envejecimiento poblacional del mundo rural, a la vez que la población se ha ido concentrando en determinadas zonas de la región, como por ejemplo, el Corredor del Henares en Guadalajara, la comarca de la Sagra, en Toledo o el llamado Corredor del Levante en la provincia de Cuenca.

GESTIÓN DEL TERRITORIO EN CASTILLA LA MANCHA.

Actualmente, en nuestra región se encuentran en fase de desarrollo los primeros planes de ordenación del territorio, que afectan a las zonas de especial crecimiento económico y demográfico bajo el área de influencia de Madrid. que son el Corredor del Henares y la comarca de la Sagra, ubicadas en el área de influencia de Madrid.

  • Plan de ordenación territorial del Corredor del Henares (Guadalajara)
  • Plan de ordenación territorial de La Sagra (Toledo)

Asimismo, están en proceso de elaboración  otros tres planes de ordenación territorial: el que comprende el territorio de la Mesa de Ocaña y el corredor de la autovía A-3; el relativo al corredor existente entre Ciudad Real y Puertollano y uno más general, en el que se planteará una estrategia territorial para toda Castilla-La Mancha.
Pero, además, se prevé el desarrollo de nuevos planes en un futuro próximo. El más inmediato será el de Albacete, que ordenará el crecimiento de poblaciones próximas a la capital, como Chinchilla de Montearagón, La Gineta o Valdeganga.

La estrategia territorial en Castilla-La Mancha: el plan de ordenación del territorio.
Entre las razones que justifican la necesidad de Planes de Ordenación Territorial (POT) en la región castellano-manchega, encontramos argumentos vinculados, en primer lugar con el crecimiento demográfico global y que, de manera específica, están experimentando algunas áreas de la región como el Corredor del Henares (Guadalajara) o La Sagra (Toledo), ambas limítrofes con la Comunidad de Madrid.

Y en segundo lugar, con la ubicación del territorio castellano-manchego y su situación estratégica desde el punto de vista social y económico a partir del desarrollo, presente y futuro, de unas vías de comunicación e infraestructuras cada vez más completas (carreteras, autovías, red de ferrocarril, red AVE…) y que facilitan las interrelaciones con Madrid. Igualmente, por la existencia de precios de la vivienda sensiblemente inferiores de los que ofrece la metrópoli madrileña beneficiando así los movimientos pendulares de población.

Además, los POT se conciben como instrumentos para la organización racional y para equilibrar el territorio. Sus objetivos, tales como prevenir y atender necesidades, potenciar, diversificar e irradiar el crecimiento así como integrar intereses públicos y privados se encaminan a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región como principal finalidad.

Una región con importantes desequilibrios demográficos y espaciales como se constata a partir de los datos de crecimiento demográfico de los últimos años, los cuales manifiestan la existencia de “comarcas” que tienen un crecimiento elevado como las citadas anteriormente y Albacete capital (incluida su área de influencia), comarcas que crecen algo menos (Campos de Hellín, Alcarria, Talavera de la Reina), comarcas que se encuentran estancadas (Tarancón, Valdepeñas) y comarcas que experimentan descensos poblacionales de forma moderada (Puertollano, Molina de Aragón, Alto Tajo) o alarmante (Almadén y Sierra del Segura).

La elaboración de dichos planes requiere también la participación ciudadana y su correcta imbricación con los planes de urbanismo de carácter municipal.

Finalizado se encuentra el POT del Corredor del Henares que agrupa a 33 municipios y sobre el que se prevé un importante incremento demográfico en un futuro inmediato (500.000 habitantes en 10 años). En redacción se encuentra el POT de La Sagra (35 municipios); a punto de licitar el POT de Albacete y su Área de Influencia (15 municipios) y, finalmente, en licitación los POT de Ciudad Real-Puertollano (13 municipios) y de La Mesa de Ocaña y Corredor de la A-3 (43 municipios).

Todos ellos se aglutinarán dentro de la Estrategia Territorial de Castilla-La Mancha, actualmente en licitación, y cuya finalidad será definir necesidades y usos de suelo en cada comarca. Se trata de un documento, de vital importancia para la ordenación del territorio en la región.

Debemos asistir expectantes como ciudadanos a los diversos cambios que nos inducen a mirar de manera distinta el territorio, introduciendo sobre todo criterios de sostenibilidad que marquen el desarrollo presente y futuro.

URBANISMO.

El urbanismo es mucho más que planificar el suelo, de hecho, el diseño de nuestras ciudades y pueblos contribuye en gran medida a nuestro bienestar.

El crecimiento económico está estrechamente relacionado con el desarrollo urbanístico. Este crecimiento de los núcleos de población conlleva aspectos positivos, relacionados especialmente con el desarrollo de la economía, pero al mismo tiempo también crea y agrava algunos problemas ambientales.

PROBLEMÁTICA:

En los últimos años, las ciudades españolas han pasado de un modelo tradicional de ciudad compacta, compleja, eficiente y cohesionada socialmente a una ciudad dispersa, con una separación funcional de sus usos, donde se despilfarran los recursos naturales y en la que se produce una segregación territorial de la población en base a su capacidad económica.

El crecimiento urbanístico muchas veces está unido a la ocupación de suelos fértiles, a la contaminación de suelos y aguas subterráneas, a la deforestación, a la contaminación del aire, a un mayor uso de los recursos naturales, etc.
Además, en ocasiones el desarrollo urbanístico de los núcleos de población pretende el crecimiento poblacional de los municipios, sin tener en cuenta las necesidades de infraestructuras y servicios de los nuevos habitantes.

En muchos casos, se llevan a cabo actuaciones urbanísticas que dan lugar a municipios con varios núcleos de población dispersos y alejados entre sí, lo que implica entre otros aspectos, una necesidad mayor del uso del transporte, la mayoría de las veces vehículos privados, con el consiguiente consumo energético y un aumento de la concentración de ozono troposférico. La disgregación de una población en varios núcleos genera multitud de problemas en la gestión municipal. Este tipo de urbanismo suele fomentar los agravios comparativos entre los diferentes núcleos, generando problemas de identidad y de pertenencia.

Estrategias Urbanas Integradas:

Para evitar las situaciones anteriores y conseguir que el desarrollo urbanístico sea sostenible, es necesario la aplicación de estrategias urbanas integradas, que tengan en cuenta no sólo la protección y la mejora del medio ambiente, sino también la mejora de la productividad y el crecimiento económico, la creación de empleo, el establecimiento de zonas verdes y equipamientos, la supresión de barreras arquitectónicas, la protección de la salud y la seguridad humana, la mejora de la accesibilidad y movilidad, etc.

En este punto es necesario mencionar la Estrategia de Medio Ambiente Urbano (EMAU) elaborada por el Ministerio de Medio Ambiente en colaboración con la Red de
Redes de Medio Ambiente Urbano, y que supone la traslación a España de Estrategia Temática Europea de Medio Ambiente Urbano (aprobada el 11 de enero de 2006), en la que se recogen los problemas ambientales que presentan las zonas urbanas de la Unión Europea y la necesidad de abordarlos de forma integrada, incidiendo en las causas que los generan.

Los objetivos principales que persigue la EMAU son:

  • Establecer las pautas para guiar a los municipios (pueblos y ciudades) de España hacia la sostenibilidad, mejorando al mismo tiempo la calidad de vida de sus habitantes.
  • Promover el modelo tradicional de ciudad compacta, compleja, eficiente y cohesionada socialmente.
  • Modificar la tendencia actual de consumo de recursos por otra basada en la información y el conocimiento.

La EMAU está dividida en cinco grandes apartados: el urbanismo, la movilidad, la edificación, la gestión urbana y la dicotomía entre mundo rural y mundo urbano.

Para cada uno de estos ámbitos, la Estrategia establece los problemas actuales que le afectan, las causas de esos problemas y las tendencias futuras, los objetivos que se pretenden alcanzar con la aplicación de la Estrategia y las directrices para conseguirlos, así como el nuevo modelo que es necesario para alcanzar la sostenibilidad.

POLÍTICA URBANISTICA EN CASTILLA LA MANCHA

Nuestros barrios y calles deben construirse atendiendo a unos factores que mejoren la calidad de vida de las personas, con calles amplias, zonas verdes o espacios destinados al ocio y esparcimiento.
Ello sólo es posible con políticas urbanísticas adecuadas, tanto por parte de los ayuntamientos como del propio Gobierno de Castilla-La Mancha. Sin duda, un urbanismo ordenado, equilibrado y cuidadoso con el entorno natural es garantía de una vida mejor.

Castilla-La Mancha ha realizado un serio esfuerzo para incentivar a los Ayuntamientos, con ayudas financieras y técnicas, para la redacción de su planeamiento urbanístico. Fruto de esa labor es, sin duda, un hecho tan relevante como que, desde 2004, en más de 700 municipios de la región (el 80%) existe algún tipo de planeamiento urbanístico.

Crecimiento es sinónimo de riqueza. Por ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha favorece el desarrollo urbanístico de los municipios de la región, pero siempre que éste cumpla las siguientes condiciones:

  • Ser ordenado y planificado.
  • Ejecutar adecuadamente las obras de urbanización.
  • Garantizar la accesibilidad, mediante la eliminación de las barreras arquitectónicas.
  • Respetar el medio ambiente, además de otras materias sectoriales, como sanidad, cultura o industria, entre otras.
  • Ser sensible con las necesidades en materia de vivienda.
  • Ser riguroso en la preservación de la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas de la región, en lo que se refiere a la reserva de suelo suficiente para zonas verdes, espacios de ocio, áreas deportivas, usos escolares o sanitarios y aparcamientos.
  • Cuidar los entornos urbanos.
  • Ser transparente y participativo.
  • Huir de la especulación.
  • Favorecer a todos los ciudadanos y ciudadanas de la región.

NORMATIVA AUTONÓMICA

Decreto Legislativo 1/2004, de 28-12-2004, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística
(D.O.C.M. nº 13, de 19-01-2005)

Disposición adicional 18ª de la Ley 25/2002 de 19-12-2002, de Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para el año 2003
(D.O.C.M. nº 161, de 30-12-2002)

Decreto 31/05, de 29 de marzo de 2005, por el que se regulan los órganos urbanísticos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

Decreto 248/2004, de 14 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento de Planeamiento de La ley 2/1998, de 4 de junio, de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística

Corrección de errores del Decreto 242/2004, de 27-07-2004, por el que se aprueba el Reglamento de Suelo Rústico de la Ley 2/1998, de 4 de junio, de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística

Corrección de errores del Decreto 242/2004, de 27-07-2004, por el que se aprueba el Reglamento de Suelo Rústico de la Ley 2/1998, de 4 de junio, de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística

Decreto 41/2003, de 08 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de Organización y Funcionamiento del Jurado Regional de Valoraciones de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Orden de 31-03-2003, de la Consejería de Obras Públicas por la que se aprueba la Instrucción Técnica de Planeamiento sobre determinados requisitos sustantivos que deberán cumplir las obras, construcciones e instalaciones en suelo rústico.

Si queremos conocer el plan urbanístico de un municipio, dado que el planeamiento urbanístico es un documento que elaboran las entidades locales, basta con acudir al Ayuntamiento del municipio en cuestión y solicitar los datos que se quieran conocer acerca de éste.

También se puede consultar el Boletín Oficial de la Provincia, ya que los trámites se publican en éste.

Para más información:

  • Delegación de Vivienda y Urbanismo de Albacete
  • Organismo: Delegación Provincial de Vivienda y Urbanismo en Albacete
  • Titular: José María Ortega Rodríguez
  • Dirección Postal: Avda de España, 8 B -02071 ALBACETE
  • Teléfono: 967 55 81 00
  • Fax: 967 55 82 50

Planificación Territorial de Parques Nacionales.

La única parcela de ordenación territorial que ha conservado una atención relevante a las limitaciones que el territorio (y su sostenibilidad) imponen a la demanda ha sido la política de espacios naturales protegidos.

El instrumento más interesante de planificación aportado por la legislación de conservación de la naturaleza han sido los planes de ordenación de los recursos naturales (PORN): unos potentes instrumentos legales y técnicos para la planificación y ordenación previos a la elección de los espacios a proteger, los cuales exigirán luego la confección y ejecución de planes específicos.

Sistemas de planificación de espacios naturales protegidos

La gestión de los espacios naturales protegidos se realiza mediante planes que contienen medidas o actuaciones a realizar tanto por la Administración del espacio protegido, como por otras administraciones públicas y los particulares. La finalidad de estas actuaciones es cumplir con los objetivos de conservación, expresado en la norma legal que recoge la declaración del espacio protegido.

En el Estado Español son dos los instrumentos básicos de planificación utilizados:


Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN)

El PORN es un plan de ordenación para un territorio amplio, como una región o una comarca, donde se identifican las zonas que requieren medidas especiales de protección.

En la práctica es frecuente limitar el ámbito de los PORN al territorio de un espacio previamente protegido, utilizando la excepción que permite la Ley.

Establece las medidas necesarias para asegurar la protección, conservación, mejora y utilización racional del espacio protegido. Su duración es ilimitada.

  • Debe realizarse con anterioridad a la declaración del espacio protegido.
  • Su ámbito espacial de aplicación supera los límites del espacio protegido.
  • Debe contener al menos los siguientes puntos:
    • Límite del ámbito territorial objeto de ordenación, describiendo e interpretando sus características físicas y biológicas.
    • Definición del estado de conservación de los recursos naturales.
    • Delimitación de la zonificación de usos.
    • Determinación de las limitaciones respecto a los usos y ordenación de las actividades a desarrollar en las diferentes zonas del espacio protegido.
    • Tipos de actuaciones sujetas a Evaluación de Impacto Ambiental.
    • Establecimiento de planes de restauración y recuperación de los recursos naturales.

Los Planes Rectores de Uso y Gestión

Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG)

El PRUG es el instrumento básico de gestión de todo espacio natural protegido.

  • Desarrolla y concreta las determinaciones de gestión, protección y conservación recogidas en el PORN en materia medioambiental.
  • Es un documento eminentemente técnico donde se definen claramente cómo alcanzar los objetivos tanto a nivel técnico, presupuestario y de medios. Poseen un período de vigencia de entre 4 y 6 años.
  • Su realización y aprobación es posterior a la declaración del espacio protegido.
  • Debe contener al menos los siguientes puntos:
    • Normas, directrices y criterios necesarios para gestionar el espacio protegido.
    • Zonificación del espacio protegido a efectos de actuaciones.
    • Normativa de regulación de actividades económicas y recreativas.
    • Directrices para elaborar los programas que desarrollen los objetivos concretos del espacio protegido.
    • Relación de ayudas técnicas y económicas.

II. Ordenación del Territorio Y DESARROLLO SOSTENIBLE

La ordenación territorial consiste en un proceso racional de toma de decisiones acerca de la idoneidad y de la distribución de usos y actividades en el territorio.

Hay un “deficit” de territorio en el planeta para las exigencias de la humanidad tal y como ahora se manifiestan. O, lo que es lo mismo, existe una insostenibilidad clara del modelo de desarrollo humano global: cada habitante del planeta exige, como media 2,3 hectáreas (su “huella ecológica” personal), pero resulta que en el planeta sólo hay disponibles 1,9 hectáreas por cada uno de los más de 6.000 millones de personas que la habitamos.

La búsqueda de un retorno a una sostenibilidad que hemos perdido, supone la exigencia de una planificación de nuestras acciones hacia ese fin
Por ello es preciso poner en marcha instrumentos operativos de planificación territorial que aborden la cuestión de la sostenibilidad en el marco del uso del territorio como soporte de nuestras actividades.

PROBLEMÁTICA.

La superación de la capacidad de acogida de un territorio representa una pérdida de su sostenibilidad y, por tanto, una situación generadora de degradación ambiental.
La población, por su parte, representa la demanda. Una demanda que supone exigencia de territorio en el que asentar las actividades e infraestructuras;

PROPUESTAS.

En el marco de un modelo tendente a la sostenibilidad, el objetivo de la planificación y ordenación ha de ser el asegurar la viabilidad indefinida de la relación entre oferta y demanda, es decir: buscar la sostenibilidad ecológica, económica y social del modelo territorial de distribución de los usos humanos.

La planificación territorial para la sostenibilidad debe, pues, partir de la aplicación de una serie de criterios prácticos, entre los que está, una atención prioritaria a la oferta, es decir, a las limitaciones ecológicas del territorio. Esto supone, en sociedades económicamente potentes y ecológicamente frágiles, como las nuestras, dar un vuelco a la actual situación, poniendo el análisis territorial como punto de partida de la ordenación y toma de decisiones.

Orden en una planificación hacia la sostenibilidad

  1. Enfrentar la cuestión de la escala sostenible (oferta territorial)
    Definir la máxima carga sostenible y su distribución territorial
  2. Enfrentar la cuestión de distribución social equitativa (demanda social básica)
    Asegurar mecanismos de reparto equitativo mínimo: Bienestar básico, vivienda, derechos comunes.
  3. Enfrentar la cuestión de la eficacia en la asignación de recursos (demanda en mercado libre)
    Dejar actuar los mecanismos de oferta/demanda en mercados libres, accesibles y transparentes

Los modelos de planificación y ordenación de los recursos naturales (y del territorio), surgidos en el ámbito de las políticas de conservación de la naturaleza, adquieren una nueva dimensión como potentes elementos de diagnóstico, ordenación y planificación fundamentales para asegurar la sostenibilidad ecológica de amplios territorios.
La pérdida de bosques y otros hábitats naturales es, al menos en España, sencillamente excesiva y es tarea de todos exigir su conservación. Podemos seguir destruyendo hábitats, pero no indefinidamente. En definitiva, nuestra sociedad tiene que entender que los recursos naturales son limitados (incluyendo el suelo y el agua) y que tenemos que administrarlos bien, pensando en nosotros y en las generaciones venideras.

Planificación Territorial de Parques Nacionales.

La única parcela de ordenación territorial que ha conservado una atención relevante a las limitaciones que el territorio (y su sostenibilidad) imponen a la demanda ha sido la política de espacios naturales protegidos.

El instrumento más interesante de planificación aportado por la legislación de conservación de la naturaleza han sido los planes de ordenación de los recursos naturales (PORN): unos potentes instrumentos legales y técnicos para la planificación y ordenación previos a la elección de los espacios a proteger, los cuales exigirán luego la confección y ejecución de planes específicos.

Sistemas de planificación de espacios naturales protegidos

La gestión de los espacios naturales protegidos se realiza mediante planes que contienen medidas o actuaciones a realizar tanto por la Administración del espacio protegido, como por otras administraciones públicas y los particulares. La finalidad de estas actuaciones es cumplir con los objetivos de conservación, expresado en la norma legal que recoge la declaración del espacio protegido.

En el Estado Español son dos los instrumentos básicos de planificación utilizados:

Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN)

El PORN es un plan de ordenación para un territorio amplio, como una región o una comarca, donde se identifican las zonas que requieren medidas especiales de protección.

En la práctica es frecuente limitar el ámbito de los PORN al territorio de un espacio previamente protegido, utilizando la excepción que permite la Ley.
Establece las medidas necesarias para asegurar la protección, conservación, mejora y utilización racional del espacio protegido. Su duración es ilimitada.

  • Debe realizarse con anterioridad a la declaración del espacio protegido.
  • Su ámbito espacial de aplicación supera los límites del espacio protegido.
  • Debe contener al menos los siguientes puntos:
    • Límite del ámbito territorial objeto de ordenación, describiendo e interpretando sus características físicas y biológicas.
    • Definición del estado de conservación de los recursos naturales.
    • Delimitación de la zonificación de usos.
    • Determinación de las limitaciones respecto a los usos y ordenación de las actividades a desarrollar en las diferentes zonas del espacio protegido.
    • Tipos de actuaciones sujetas a Evaluación de Impacto Ambiental.
    • Establecimiento de planes de restauración y recuperación de los recursos naturales.

Los Planes Rectores de Uso y Gestión

Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG)

El PRUG es el instrumento básico de gestión de todo espacio natural protegido.

Desarrolla y concreta las determinaciones de gestión, protección y conservación recogidas en el PORN en materia medioambiental.

Es un documento eminentemente técnico donde se definen claramente cómo alcanzar los objetivos tanto a nivel técnico, presupuestario y de medios. Poseen un período de vigencia de entre 4 y 6 años.

Su realización y aprobación es posterior a la declaración del espacio protegido.

Debe contener al menos los siguientes puntos:

  • Normas, directrices y criterios necesarios para gestionar el espacio protegido.
  • Zonificación del espacio protegido a efectos de actuaciones.
  • Normativa de regulación de actividades económicas y recreativas.
  • Directrices para elaborar los programas que desarrollen los objetivos concretos del espacio protegido.
  • Relación de ayudas técnicas y económicas.

III. URBANISMO Y DESARROLLO SOSTENIBLE

Podría decirse que en todo el mundo está teniendo un gran auge el sector de la construcción, con sus ventajas e inconvenientes, llegando a calificarse como índice del desarrollo o como el mayor problema ambiental. Pero es en España donde el problema es tan exagerado que rebasa los límites de lo tolerable.

Dada la actual dinámica de crecimiento poblacional se precisa planificar el urbanismo para que este permita reducir la demanda de transporte privado y acerque los espacios de vida laboral, ocio, familiar, etc. La ciudad compacta mediterránea en este sentido es un buen ejemplo de partida. Pero, todavía estamos lejos de conseguir la ciudad sostenible.

La mitad de la población del planeta, 3.200 millones de personas, vive en ciudades. Parte de esta ciudadanía, en especial en los países ricos, busca un modo de vida más cercano a la naturaleza en urbanizaciones de chalets y adosados.

Según los expertos, son ecológicamente insostenibles por su consumo exagerado de suelo por persona, su gasto energético alto y la dependencia exclusiva del transporte en automóviles particulares.

A continuación se aportan algunas ideas relacionadas con la planificación, la gestión del agua, los residuos y las posibilidades para un estilo de vida más ecológico en las ciudades.

Propuestas para una Sostenibilidad urbana.

El camino hacia una ciudad verde pasa por mejorar en seis áreas interrelacionadas: agua, residuos, alimentos, energía, transporte y uso del territorio.
Ecourbanismo

Urbanismo con criterios ecológicos.

  • El ecourbanismo define el desarrollo de comunidades humanas sostenibles en el seno de entornos edificados armónicos y equilibrados. Es una nueva disciplina que articula las multiples y variables que intervienen en el diseño urbano.
  • Actualmente, más de 8.000 ciudades de todo el planeta han elaborado su Agenda 21 Local. En otras palabras, miles de ciudades se han comprometido en adoptar medidas a favor de políticas de sostenibilidad.

Sin embargo, bajo el nombre de sostenibilidad se dan concepciones a veces dispares.  Aplicar en la construcción y el urbanismo criterios de sostenibilidad significa adoptar diseños y tecnologías que permitan reducir el derroche de materiales y energía actual, pero que además eviten los focos de contaminación y contribuyan a la salud física y emotiva de sus habitantes.

  • El planeamiento urbano sostenible es el único medio viable de acomodar las actividades humanas en un entorno cada vez más amenazado y deteriorado.

El ecourbanismo se ha organizado en grandes secciones:

  • Movilidad
  • Recursos
  • Participación
  • Comunidad
  • Revitalización

Movilidad sostenible.

La movilidad sostenible permite el transporte a unos costes sociales y ambientales menores a los actuales y se sustenta en tres pilares fundamentales e inseparables: la racionalización y restricción del uso del vehículo privado (alternativas basadas en la ecomovilidad), la potenciación del transporte público (reorganizando el espacio público y priorizándolo para el transporte público) y la planificación territorial adecuada (urbanismo medianamente denso en función del transporte público). Si falla una de estas tres premisas, la movilidad se dispara y se vuelve insostenible.

Los coches y el planeamiento urbano basado en el vehículo son responsables de los muchos males urbanos.
El planeamiento urbano avanzado no se limita a desentivar el uso del coche particular y a fomentar el sistema de transportes públicos, circulación peatonal y bicicleta, sino que reduce la necesidad de usar transporte motorizado.

Criterios para una construcción sostenible.

  • La ciudad debería ser considerada un ecosistema en donde los seres vivos que la habitan y su entorno funcionen como una unidad de ecología equilibrada.
  • Si las ciudades son el centro de destrucción ecológica global debe venir de ellas la solución a estos problemas.
  • En una ciudad ecológica debe existir equilibrio entre humanos y naturaleza.
  • Los factores esenciales para que este radical cambio económico y cultural sea efectivo son la educación y el compromiso individual directo.

Para lograr una construcción sostenible es necesario romper con los malos hábitos adquiridos y aplicar criterios que permitan una reducción de su impacto ambiental. Entre estos criterios, se pueden citar los siguientes:

  • Dar prioridad al reciclaje ante la tendencia tradicional de la extracción de materias naturales y fomentar la utilización de productos y energías renovables.
  • Incidir en el proceso de selección de materiales, en donde más se puede contribuir, económica y técnicamente, a la reducción del impacto medioambiental. Evitar la contaminación del agua, reducir las emisiones contaminantes y tóxicas y los residuos, así como el uso de la energía y los recursos naturales, son algunas de las actuaciones que se pueden hacer en este sentido.
  • Realizar un estudio de impacto ambiental en los edificios en las primeras etapas de diseño, ya que es aquí donde se pueden evitar las perturbaciones y contaminaciones.
  • Cambiar la tendencia actual de construir con una alta densificación en las áreas urbanas centrales, con la inclusión de edificios en torre.
  • Limitar drásticamente la expansión del suelo urbano y mejorar la gestión y calidad del existente.
  • Desarrollar normativas urbanísticas que tengan en cuenta el medioambiente, llevando a cabo labores de urbanización respetuosas con el entorno.

El diseño urbanístico ecológico en primer lugar atiende una distribución de las edificaciones que les permita aprovecharse de la captación pasiva solar, de sacar provecho de los potenciales energéticos ya sean del suelo (geotérmicos) o geográficos (ventilación cruzada).
Organiza los espacios que rodean a los edificios para que sean capaces de variar el microclima y además contribuyan a aumentar el nivel emotivo de sus habitantes.

Finalmente, la organización de la trama territorial se estructura para que la movilidad de personas y mercancías pueda minimizarse o bien sea con medios que ahorren energía. En este sentido, la combinación de diferentes usos (residencial-laboral, ocio-residencial) facilita que con vehículos ligeros, no contaminantes o una red de transporte colectivo, y delimita así el gasto de energía y recursos naturales.

Logotipo de la Diputación Provincial de albaceteLogotipo de la Federación de municipios y provincias de Castilla La Mancha Logotipo de la la junta de comunidades de castilla - la manchaLogotipo de FEDER

inicio | contacto | protección datos |

Web optimizada: 1024x768

Este estilo cumple los siguientes estándares:

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS V´lido! Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Copyright @ Diputación de Albacete. Paseo Libertad, 5. 02071. Albacete.

Tel. 967595300. Fax. 967520316

N.I.F. P0200000H | adminurl@dipualba.es